EL SUTSEM Y LA CRISIS QUE VIENE

El sindicalismo de Estado, nació por la conveniencia del Pri gobernante de tener un sólido control de sus trabajadores, parte sustantiva de la figura del corporativismo, su funcionalidad tradicional durante varias décadas, se desempeñó de manera efectiva, en dos de las funciones que se identifican como propias de las estructuras corporativas: una forma de representación y estructura de vinculación política entre este sector de la sociedad y el Estado.

Empero, desde los sesentas del siglo pasado, el sindicalismo de Estado en Nayarit, se caracterizó por la absoluta supeditación al gobernador en turno, no enarbolaban demandas justicialistas o de incrementos salariales, de cierta forma estaban pasivos ante el ejercicio hegemónico del poder.

Recuerdo que el entonces gobernador, Rogelio Flores Curiel, promovió la creación del Instituto de Pensiones del Gobierno del Estado de Nayarit, en donde tomamos como modelo el organismo del vecino Jalisco, que con una excelente administración se transformó en una auténtica financiera y una eficiente constructora de vivienda para la burocracia.

Su primer director lo fue Armando Gómez Chávez, quien estuvo meses esperando la participación del Sutsem quienes de manera inaudita se negaron a participar con su parte proporcional inicial para la creación del capital fundacional del Instituto, entidad que murió de inanición por la ignorancia y desdén del sindicato y sus afiliados, no entendieron la trascendencia de la medida.

Ramón Estrada Ocampo, tenía ya tres sexenios como líder de la burocracia, Don Rogelio, indujo la renovación y desde entonces, la secretaría general lleva faldas, Sofía Vizcarra, Elvia Alvarez, Ana María Ibarra,  y de nueva cuenta Agueda Galicia protagoniza la estratificación del liderazgo de los burócratas, lleva los sexenios de Celso, Rigoberto, Antonio, del sátrapa de la Mololoa y Roberto Sandoval.

De manera paulatina, comenzaron a tomar conciencia de su poder de presión, en una ocasión, en el gobierno de Rigoberto, Agueda me confió que “a Celso, nada más le pegábamos un grito y hacíamos algo de presión y luego luego negociaba, a este cabrón, le gritamos, le presionamos y nada, es durísimo con la lana..”

Ese es el cuento, que cada gobernador de una u otra forma, quiere mantener la fiesta en paz con su burocracia, que se ha convertido en un enorme e inútil elefante blanco; las renovaciones del contrato colectivo, y lo inexplicable, la fecha de incrementos salariales a medio año de ejercicio del presupuesto anual, que impacta de inmediato en los meses de Septiembre y Octubre de cada ejercicio fiscal, sin que ninguno de los gobiernos, los tres poderes, y los Ayuntamientos, tengan presupuestados estos dineros en su ley de egresos.

DEBACLE FINANCIERA EN CIERNES

En la historia reciente de las experiencias de los gobiernos estatales y  municipales, en nuestro país, en sus relaciones con el sindicato de su burocracia, en ninguna entidad de la república, en ningún municipio, se ha dado el caso de que el sindicato humille y ponga de rodillas a la administración en base a presiones para la obtención de incrementos salariales.

Solo en Nayarit, la burocracia de empleados de gobierno, el sindicato de los profesores, tienen tanta ingerencia en la toma de definiciones y en la participación política como diputados locales y federales, regidores y síndicos en la integración de los Ayuntamientos; es decir, los dirigentes del Sutsem y de las Secciones sindicales del Snte, como dicen en mi rancho, “maman y dan de topes”.

Y esta absurda condición, propia del arcaico sistema corporativo, se debe a la abulia y actitud medrosa de los gobernadores que no se atreven a confrontar a estos liderazgos, para ubicarlos en su exacta realidad política y financiera; y ahora nos encaminamos a la debacle financiera de fin de año, el sátrapa que precedió a Roberto Sandoval, a días de concluír su mandato convenia con Agueda Galicia un absurdo e inaudito aumento al aguinaldo, como en ninguna parte del mundo, ahora la burocracia de Nayarit, recibirá 90 días por este concepto.

Es necesario que el gobierno del Estado, los tres poderes y los Ayuntamientos, enfrenten la realidad financiera de lo que significan los salarios y prestaciones que actualmente tiene el Sutsem; nunca más negociaciones a medio año, el coste de los servicios personales deben de quedar clarificados en el mes de diciembre del año anterior, evitando la alteración de estos conceptos a medio año.

¿De dónde van a sacar para completar el incremento concedido en semanas anteriores..? ¿de dónde se van a obtener los cientos de millones de pesos para pagar 90 días de aguinaldo a trabajadores sindicalizados y su homologación con los de confianza..? Si Roberto Sandoval no convoca a una jornada de racionalización del gasto público de todos los poderes, serán los empréstitos la respuesta.

Empero, si ya tienen más de 10 mil millones de deuda a corto, mediano y largo plazo, -así lo declaró recientemente Gerardo Siller, secretario de finanzas estatal- ¿será posible que los poderes públicos de los dos niveles de gobierno tengan mayor capacidad de endeudamiento..?

Ninguna empresa calificadora podrá dar algún buen diagnóstico.

El problema fundamental es que este tipo de sindicalismo arcaico e infuncional, es un lastre político de los gobiernos cuyos titulares no se han atrevido a la confronta para racionalizar su presencia en las instituciones, este crecimiento absurdo de la burocracia en los gobiernos es inconveniente por el enorme costo que representa y la falta de capacidad profesional en la modernización de la administración pública.

En la actual perspectiva de la reforma del Estado, es prácticamente imposible que este sindicalismo, sus dirigencias y sus componentes, puedan refuncionalizarse, como una forma viable de representación gremial, con un número limitado de sus componentes, para establecer un modo de vinculación estable y permanente con el Estado.

En el actual escenario de Nayarit, a sus gobiernos estatal y municipales, la lógica  impone actuar en este sentido, empero, el coste político es considerable, y por lo que se aprecia, es un sueño guajiro del escriba y de todas aquellas voces de la sociedad que exigen detener el crecimiento infinito de la burocracia, y la desaparición de este tipo de sindicatos, por arcaicos, infuncionales y de enorme costo financiero para el Estado.

Artículo anteriorEDGAR VEYTIA Y SUS APORTACIONES
Artículo siguienteHÉCTOR GON-CURI PRIMER INFORME
Incursiona en géneros periodísticos, hace reportajes e investigación; es abogado, en “La Voz de Nayarit” como analista político. Los avatares del periodismo de opinión lo llevan al extinto “El Nayar”; posteriormente al revivir el diario como “Meridiano” es uno de sus columnistas principales. El gobierno de Celso Delgado y las organizaciones de periodistas le entregan el Premio Estatal de Periodismo 1993 en la modalidad de “Crónica”. Hace treinta y cinco años nace el periódico regional “Avance” y desde entonces es miembro de su página editorial como analista político. Pionero en Nayarit de periodismo en Internet, publica una página en la web “Crónicas del Sexenio”; se muda un par de años a Nuevo Vallarta y publica en los periódicos “Vallarta Opina” y “Nayarit Opina”. De regreso a Tepic incursiona en la Televisión pública como analista político. Establece una Consultoría Jurídica-Política y retoma el espacio en Internet, como periodista de opinión y reportero entrevistador.