HÉCTOR GON-CURI, ENTRE LA EFICENCIA Y LA ¿MALA? PRENSA

Luis Ignacio Palacios 06/12/2012 Comentarios

El presidente municipal de Tepic ha sido eficiente en el primer año de su mandato; presionado por deudas y compromisos financieros graves que le heredaron, supo recomponer el escenario dentro de las limitantes operativas y financieras que legalmente pudo instrumentar; amplío como ninguno de sus antecesores, las acciones de cercanía a los grupos sociales marginados y ha emprendido gestorías de actividades productivas, deportivas y de educación compensatoria a jóvenes de colonias marginadas.

A esta frenética actividad, mediante convenios y recibiendo apoyos del gobierno estatal, ha desarrollado obra pública que atiende los eternos problemas de urbanidad en parques y jardines, rescate de espacios públicos, drenaje, sistema de agua potable, alumbrado público y mejoras a casas habitación de grupos marginados; en la tarea de gobernar la ciudad capital de los náyaros, el ingeniero Héctor González Curiel, el famoso “Toro” está haciendo más de lo que se esperaba, dado el cochinero que le entregaron y los inacabados apetitos de Agueda Galicia y sus huestes.

El tema hoy relevante, es que la prolijidad de su oficina de prensa, se reduce a una exuberante comunicación social, con sus boletines extensos, inser´s de audio y video; eficacia de su responsable. Empero, al parecer existe una total ausencia de relaciones públicas, para que los convenios de prensa suscritos cumplan el cometido subyacente que radica en todo convenio, hay desde hace semanas o meses, una vertiente de muy mala prensa, sobre todo de los freelance y emergentes “periodistas de opinión” que se dedica con singular placer a denostar al edil tepiqueño.

Denostaciones que se imbrican en circunstancias de tipo personal y familiar, creando los mitos de tráfico de influencias en la asignación de los contratos de obra pública municipal, la expresión reiterada de asignaciones a trasmano, diezmos y toda la retahíla de imputaciones que se expresan sin sustento documental.

Con la proliferación del periodismo de alcantarilla que impulsó el sátrapa ex gobernador en  el sexenio anterior, es absolutamente fácil e irresponsable trascender el ejercicio de la libertad de expresión, e incluso libertinaje, con la incidencia de ilícitos típicos de una prensa corrosiva y carroñera que se solaza en la impunidad del anonimato y la liviandad de las redes sociales, dónde se dimensiona este ejercicio como un verdadero “bullying” de adolescentes perversos.

En el Ayuntamiento de Tepic, existen espacios y funcionarios que deben corregir su actuación, el área de la oficina de funcionamiento de  negocios, Sedue y sus tonterías de interpretar de manera restrictiva los infuncionales reglamentos, lo que junto a su ley de ingresos reclama una verdadera actualización profesional, a la altura de la nueva normatividad fiscal  y del Presupuesto Basado en Resultados; este claroscuro con que se ataca al “Toro” es lineal, subjetivo y propio de espíritus chocarreros.

Este tipo de prensa no corresponde a los resultados de su gestión, y alguien del gabinete o de sus funcionarios debiera de tomar el asunto en sus manos; esta es otra irresponsabilidad del síndico, de los regidores de su partido, y de sus funcionarios cercanos que no expresan un mínimo de lealtad y corresponsabilidad política para con su jefe, que no tiene tiempo ni ganas de discutir o defenderse si los dicterios son infundados.

¿A menos de que…?

Contacto: luisi48@prodigy.net.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido