PAROS LOCOS EN EL PODER JUDICIAL Y EL AYTO. DE TEPIC

Luis Ignacio Palacios 01/12/2012 Comentarios

¿Cuál es la naturaleza de un sindicato como el Sutsem que tiene por sobre todas las cosas, su interés, de su líder y agremiados, por encima de los intereses de las entidades públicas y de la sociedad en general..? sin duda, es un sindicato que se conduce con la actitud de presión, la alevosía y la intolerancia propia de los sindicatos del tiempo pasado, de ese donde los gobiernos del Pri eran omnipotentes y sus sindicatos, instrumentos del trabajo sucio de los gobernantes.

El fin de semana anterior, el Sutsem le dio al Poder judicial y al Ayuntamiento de Tepic, una muestra gratuita de su insaciable apetito de recursos públicos, ratificando que sus canongías, y prestaciones extra salariales, son el único motivo que les anima su existencia, sin demostrar que sus agremiados son útiles y funcionales a los nuevos gobiernos, cuya carga financiera, representan el más alto e improductivo costo del gasto corriente y operativo de las entidades de los dos niveles de gobierno locales.

En las dos acciones, ambas deleznables, pero sobre todo la protagonizada en contra del funcionamiento del poder judicial, su irresponsabilidad es mayúscula, no tienen ni la mínima idea del daño que causaron no solo a las relaciones laborales con quienes son sus patrones, sino con los usuarios de la administración de justicia, decenas de audiencias fallidas, cientos de miles de pesos o millones de los asuntos sub júdice que fueron trastocados por la absurda e innecesaria acción fuera de todo contexto legal.

Reclaman aumentos salariales y a los diversos conceptos de prestaciones, en el poder judicial, se les había notificado que en este fin de quincena se les pagaría el cincuenta por ciento, y en quince días más, el otro restante, sin embargo, con el obvio objetivo de demostrarle al Consejo de la Judicatura que ellos son los que mandan en estas relaciones, hicieron el paro loco, buscando imponer una ventaja que a todas luces era innecesaria.

Pedro Antonio Enríquez, magistrado presidente del TSJ y del CJ, manifestó en su cuenta de Facebook  que “En el Poder Judicial se respetan los derechos laborales de todos los trabajadores. Desaprobamos la afectación al servicio público de justicia por la toma de instalaciones que perjudica a la ciudadanía. El acuerdo con el sutsem, ha sido buscar los medios para cubrir el aumento salarial en la quincena final de septiembre. Nada justifica la interrupción del servicio público”

En Ayuntamiento de Tepic, el Ing. Héctor González, conjuró el paro, junto a su lideresa que, con lenguaje sibilino ahora condena gobiernos anteriores, cuando su dirigencia precisamente fue cómplice de los miles de basificados que hoy constituyen el enorme lastre de las nóminas, personal innecesario, inútil e inservible para las funciones públicas.

LA RESPUESTA

A los meses del primer gobierno panista en el vecino Estado de Jalisco, la burocracia estatal le hizo a “Bebeto” un paro loco similar, el nuevo gobernante instrumentó actuaciones notariales de todos y cada uno de los abandonos del centro de trabajo y en el lapso de un mes, el sindicato y los trabajadores que participaron en los paros locos, fueron notificados de la rescisión del contrato colectivo de trabajo; esta acción cambió la correlación de fuerzas con las entidades públicas, la recontratación fue selectiva y el sindicato no pudo poner de rodillas al gobierno del Estado.

¿Puede en Nayarit, el Sutsem humillar a los poderes, a los Ayuntamientos..? el hecho de parar a lo loco las labores del poder judicial y del Ayuntamiento de Tepic, cuando se les antoje, como medida de presión para el pago de sus prestaciones salariales; es posible, sí, pero no se debe.

Si nos atenemos al marco legal de las relaciones de los gobiernos estatal y municipales con su burocracia, una medida de esta naturaleza amerita, que se levanten actas administrativas y se apliquen las inherentes medidas, de entrada, descuento del salario por el día perdido, y segundo, el fincamiento de responsabilidades como causales de llevar el asunto al reordenamiento de las relaciones y la posibilidad de rescindir el contrato colectivo.

¿El Sutsem está en capacidad política para humillar a los gobiernos municipal y estatal..? estimo que nó, la hegemonía del gobernante, del presidente del TSJ y del CJ, así como de los presidentes municipales, debe de prevalecer por sobre los intereses mezquinos e insaciables de este sindicato que se conduce conforme al más puro estilo gansteril del siglo pasado; y el argumento y la justificación es más que evidente, son los intereses sociales y comunitarios los que debe de cuidar y salvaguardar las autoridades señaladas.

En el balance de cuál es el interés prevaleciente, la obviedad es manifiesta, es el de la sociedad, el de los ciudadanos que reclaman la normalidad de las funciones públicas de estas entidades; tiempo es, que la burocracia sindical reciba una contundente actualización de su verdadera función en los tiempos que transcurren.

Si la huelga es un derecho del trabajador con el objeto de lograr el equilibrio de las relaciones con la parte patronal; los paros indebidos, fuera de la ley y en un contexto de presión política, deben de cumplir hoy, la mejor argumentación para el fincamiento de responsabilidades a los trabajadores del sindicato que impidieron las labores del poder judicial y del Ayuntamiento de Tepic.

Es una cuestión delicada, una espléndida oportunidad de las autoridades para iniciar una serie de medidas que pongan al Sutsem en su exacto papel, una simple cuestión de voluntad política, y algo de güevos para asumir el costo político que implica…

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido